Amor a segunda vista

Colaboración

06/06/2017 / Wels
FELIX Austria, especialista en la producción de alimentos, lleva años reforzando su apuesta por los vehículos industriales a batería para uso logístico. Está cambiando progresivamente su flota de carretillas elevadoras eléctricas, teniendo en cuenta siempre los costes de funcionamiento y la eficiencia energética. Para ello utiliza la tecnología de carga de baterías Fronius que se encarga de optimizar el rendimiento minimizando el consumo de energía. Ahora FELIX está muy satisfecho con los equipos del líder tecnológico austriaco, pero no todo fue así al principio.
En las instalaciones del fabricante de alimentos FELIX Austria, una flota de 36 vehículos industriales se encarga en todo momento de garantizar que las materias primas, los ingredientes, los embalajes y los productos finales estén en su sitio y de mantener siempre el número de existencias.

La marca FELIX es todo un clásico en Austria. Esta empresa se ha expandido más allá de las fronteras austriacas y destaca, sobre todo, por su liderazgo en el segmento del kétchup, con una cuota del mercado de aproximadamente el 60%. FELIX Austria GmbH es desde hace más de 50 años uno de los productores más prestigiosos de alimentos y actualmente ofrece una amplia gama de productos, como preparados, salsas, mayonesa, platos precocinados, sopas, encurtido, muesli, frutos secos, nueces y productos biológicos. Sus alimentos no solo se venden en Austria, sino también en más de 20 países en Europa, y entre sus clientes destacan el comercio minorista de alimentos y el sector de la gastronomía. Los 215 empleados de FELIX consiguen un volumen de ventas de unos 70 millones de euros al año.

La planta de producción más grande de FELIX Austria se encuentra en su sede principal de Mattersburg, en la región de Burgenland, donde se fabrica la mayoría de las casi 30.000 toneladas de productos que la empresa vende anualmente. Para FELIX es muy importante garantizar la alta calidad de sus alimentos, por eso utiliza materias primas de alta calidad y modernos procedimientos de producción combinados con una perfecta intralogística: una flota de 36 vehículos industriales se encarga en todo momento de garantizar que todas las materias primas, ingredientes, embalajes y productos finales estén en su sitio y de mantener siempre el número de existencias. En esta empresa se trabaja de lunes a viernes en servicio de dos turnos y las exigencias en cuanto a la disponibilidad de las carretillas elevadoras son elevadas.

Conversión de la flota de carretillas elevadoras de horquilla de gas a eléctricas

En FELIX antes se utilizaban principalmente vehículos industriales a gas, pero con el tiempo se han ido añadiendo algunas carretillas elevadoras de horquilla eléctricas. Finalmente, en el 2014, se tomó la decisión de cambiar toda la flota a máquinas de batería. Este fabricante de alimentos piensa y actúa a largo plazo y de forma sostenible: "Sin duda alguna, las carretillas elevadoras de horquilla eléctricas se integran perfectamente en nuestra filosofía; y ahora también nos convencen por sus prestaciones", describe el director técnico Lorenz Fasching. "El desarrollo experimentado por las carretillas elevadoras dentro del sector eléctrico ha logrado convencernos. Antes la batería no cumplía nuestras exigencias técnicas en la misma medida que lo hacía la propulsión por gas, pero ahora todo ha cambiado". Ya hay nueve carretillas elevadoras de horquilla eléctricas desplazándose por las naves de FELIX, mientras que las unidades obsoletas se van sustituyendo sucesivamente.

Algunas de las carretillas elevadoras están equipadas con baterías de cambio para poder resistir a los largos tiempos de desplazamiento. Estas baterías, además de ser caras, están en constante uso por lo que era muy importante garantizar una tecnología de carga fiable, eficiente y suave para esta aplicación. En la búsqueda de un proveedor adecuado, FELIX dio con Fronius gracias a la recomendación del fabricante de vehículos industriales Linde. Con sede en la localidad de Pettenbach (Alta Austria), Fronius actúa a nivel internacional y su división Perfect Charging es especialista en tecnologías innovadoras relacionadas con la carga de baterías de tracción y arranque. No obstante, la primera toma de contacto entre FELIX y Fronius fue más bien desilusionante: "Cuando escuché por primera vez el precio de los cargadores Fronius, dije que no tenía sentido seguir hablando", se acuerda Lorenz Fasching. A primera vista, la inversión parecía excesiva en comparación con las ofertas de otros fabricantes.

El potencial de ahorro hizo cambiar de opinión

No obstante, esta apreciación cambió rápidamente cuando Alexander Thier, responsable comercial de Fronius Perfect Charging, le calculó al responsable de FELIX el enorme potencial de ahorro en cuanto a los costes de funcionamiento corrientes. "En la primera toma de contacto nos solemos encontrar cierto escepticismo", explica Thier. "Muchas veces, en las ofertas para sistemas de vehículos industriales eléctricos, suele ocurrir que no se aprecia claramente la tecnología de carga de baterías utilizada. Por tanto, a primera vista, las diferencias entre los precios para la técnica de transformador de 50 hercios, los cargadores AF sencillos y nuestra tecnología pueden tener un efecto disuasivo". Y eso que al usuario le conviene tener en cuenta también la tecnología de carga además de la carretilla elevadora y la batería, ya que la tecnología de carga repercute de forma decisiva sobre la rentabilidad y el rendimiento del sistema integral: "La tecnología de carga influye sobre la vida útil de la batería de accionamiento, los costes de los trabajos de mantenimiento, el consumo de energía y la eficiencia con la que puede trabajar el usuario con su flota de carretillas elevadoras", añade Thier.

La gama de productos Fronius, con sus cargadores Selectiva, incluye la tecnología más avanzada a nivel mundial para la carga de baterías de accionamiento. Gracias a su innovador proceso de carga Ri que se adapta a la resistencia interior de la batería conectada, se consigue una carga especialmente suave y eficiente en función de la antigüedad, la temperatura y el estado de carga. "Cada proceso de carga se lleva a cabo según una curva característica personalizada, lo que permite reducir radicalmente el consumo de energía y la emisión de CO2, aumentando al mismo tiempo la vida útil de la batería", así resume Alexander Thier las ventajas. El efecto se nota sobre todo en los costes de funcionamiento. La factura de la luz baja y las costosas baterías de plomo se sustituyen con menos frecuencia, por lo que la adquisición de los equipos suele amortizarse en muy poco tiempo.

Reducción radical de los costes corrientes
Este argumento fue decisivo para convencer a Lorenz Fasching: "Los costes corrientes de nuestras carretillas elevadoras antiguas eran de más de 200 euros al mes por cada unidad", explica. "El coste de las carretillas elevadoras de horquilla eléctricas, con un gasto de 48 euros al mes, es un 75% más bajo gracias en gran parte a la tecnología de carga Fronius". Otro factor fundamental ha sido que el tiempo necesario para los trabajos de mantenimiento se ha reducido considerablemente gracias a este cambio. En primer lugar porque el mantenimiento de los vehículos industriales eléctricos es notablemente más bajo y más económico que el de los vehículos impulsados por gas. En segundo lugar porque el proceso de carga suave de los equipos Fronius reduce también los trabajos de mantenimiento en las baterías como, por ejemplo, el relleno con agua. "Así, además de ahorrar dinero, disponemos de más tiempo para nuestro trabajo", observa Fasching.

En cuanto a la vida útil, algunos de los vehículos industriales eléctricos que junto con sus baterías llevaban años funcionando en FELIX empezaron mostraron cada vez más dificultades para sobrellevar un turno entero. Las baterías habían ido perdiendo capacidad y era necesario recargarlas durante las horas de trabajo. "Hecho que repercutía también en el humor de los empleados", recuerda Fasching. Para estos casos, los cargadores Selectiva Fronius disponen de una curva característica especial de refrescar que mejora el rendimiento de las baterías totalmente descargadas y sulfatadas. "Desde que estamos realizando las cargas con Fronius, nuestros trabajadores pueden completar su turno sin cargas intermedias, incluso con los vehículos más antiguos", se alegra el director técnico.

Amortización en año y medio

Actualmente se están utilizando seis cargadores tipo Selectiva en las instalaciones de FELIX, divididos en tres estaciones de carga pequeñas y una grande. Fronius ha suministrado también equipamientos de protección y seguridad para que los empleados puedan reaccionar rápidamente en caso de accidentes. No obstante, hasta ahora no ha pasado nada, destaca Fasching: "El manejo de los equipos es tan sencillo, cómodo y seguro que no tenemos ninguna queja". Y los resultados son más que satisfactorios: "Los cálculos previstos han sido correctos ya que el precio adicional de las carretillas elevadoras de horquilla eléctricas se ha amortizado en tan solo un año y medio. Aunque el precio me asustaba al principio, al final la tecnología de Fronius me ha convencido por completo", informa Lorenz Fasching. "Estoy encantado con esta cooperación y puedo afirmar que en el futuro apostaremos también por Fronius".