¡Vamos a la carga!

Colaboración

18/11/2019 / Varsovia, Polonia
ROHLIG SUUS es uno de los tres principales proveedores de servicios logísticos de Polonia. La empresa utiliza desde 2013 su propia flota de carretillas elevadoras con funcionamiento mediante baterías para la manipulación de mercancías en sus almacenes y terminales de cross-docking (en muchas ocasiones durante todo el día). Por ello, casi todas las carretillas elevadoras tienen dos baterías, cuya carga se ha efectuado desde el principio con los sistemas de carga de baterías Fronius Selectiva. El proceso de carga controlado conserva las baterías y asegura que éstas estén disponibles durante más tiempo. 
Gracias al proceso de carga estandarizado, cualquier sistema Selectiva puede cargar cualquier batería

El comercio electrónico y por internet ha supuesto una revolución para el mundo de la logística: los procedimientos en los almacenes ahora son irreconocibles. Los flujos de trabajo cada vez son más complejos, el número de paquetes que se envían, de todas las formas y tamaños, aumenta por momentos, y muchos canales antiguos de venta, además de minoristas y mayoristas, están desapareciendo. Es imposible predecir el número de veces que los clientes devuelven el producto, pero sabemos que va en aumento. Por no hablar de que los clientes tienen cada vez expectativas más altas en torno a los plazos y fechas de entrega. Los productos cruzan fronteras, por lo que los costes y el tiempo invertido aumentan inevitablemente. Las empresas buscan, cada vez más, externalizar sus procesos logísticos con la esperanza de cumplir con todos estos requisitos. Esto explica el crecimiento durante los últimos años de ROHLIG SUUS, uno de los principales proveedores de servicios logísticos de Polonia. Su éxito también es fruto de la inversión en sistemas de gestión de transporte de última generación, que hacen que los flujos de trabajo sean eficientes y transparentes en toda la empresa, a la vez que digitalizan la cadena de suministro.+

Una historia de éxito

La historia de ROHLIG SUUS comienza mucho antes del surgimiento del comercio en internet. ROHLIG Poland se fundó en 1990. La empresa alemana ROHLIG & CO era el accionista mayoritario en aquel momento, centrándose en los servicios de transporte marítimo y aéreo a través de su filial polaca. En 2002, el volumen de negocios de la empresa superó por primera vez los 100 millones de zlotys (unos 25 millones de euros en aquel momento). Como el crecimiento parecía no detenerse, hubo muchas voces pidiendo una nueva estrategia. Aunque ROHLIG Poland tenía la vista puesta en los grandes desarrollos de todos los sectores logísticos, esto iba en contra de los planes del accionista alemán. Tadeusz Chmielewski, accionista minoritario y CEO desde 2003, se hizo cargo de la empresa en 2006 tras su compra por parte del equipo directivo de la misma. En 2009 cambió el nombre a ROHLIG SUUS Logistik (RSL) y estableció una nueva estrategia corporativa. Con una nueva infraestructura de IT y procesos automatizados, RSL evolucionó para convertirse en un moderno proveedor de servicios de logística. En 2013, Chmielewski siguió adelante con la expansión hacia el este. Desde entonces ha abierto una oficina en Rusia y ofrece una amplia gama de servicios para la exportación al este bajo el nombre de GoEast. La empresa también participa activamente en la iniciativa «Poland Go Global» y apoya a empresas polacas que desean expandirse a los mercados extranjeros de todo el mundo.

Unos 1400 trabajadores se encargan actualmente de alcanzar un volumen de negocios que roza los dos mil millones de euros. La logística por contrato, el transporte marítimo, aéreo, por carretera y ferroviario, el transporte intermodal de mercancías, el transporte de mercancía especial y los servicios aduaneros son las principales áreas de especialización. RSL dispone de un almacén de 200 000 metros cuadrados, distribuidos en varios centros logísticos y de distribución.

El lado seguro

En 2013, el equipo de administración decidió que ya era hora de invertir en su propia flota de carretillas elevadoras. Cuando la empresa empezó a trabajar con carretillas de motor eléctrico, dio comienzo a su colaboración con Fronius, que recomendó los sistemas de carga de batería Selectiva para las baterías de todas las carretillas elevadoras. «Fuimos la primera gran empresa en Polonia en utilizar esta tecnología», recuerda Robert Beliniak, Responsable de almacén y terminal en ROHLIG SUUS Logistik.

Éste explica por qué RSL se decidió por los sistemas de carga de baterías Fronius: «Algunas de nuestras carretillas se utilizan durante más de 24 horas seguidas. Necesitábamos un proceso de carga fiable a la vez que económico que nos permitiese evitar daños en las baterías favoreciendo que nuestra flota de carretillas alcanzara sus mejores niveles de disponibilidad».

El reto que conlleva el uso de una gran flota de 170 carretillas elevadoras en 17 almacenes es que se requiere una gama de baterías con diferentes voltajes y capacidades para los diferentes tipos de carretillas que se utilizan. Los sistemas de carga de baterías estándar necesitan una capacidad de batería establecida que se ajuste perfectamente a las características de carga. Esto significa que deben asignarse baterías específicas y sistemas específicos de carga de baterías. El error de confundirlas se paga a un precio muy alto. En la gama Selectiva, Fronius ofrece una solución inteligente a este problema. La detección automática de tensión permite cargar baterías con diferentes tensiones nominales. De este modo, los fallos de manejo causados por una asignación incorrecta son más o menos cosa del pasado. Además, la estandarización de la tecnología de carga significa que el operador está totalmente equipado para futuros cambios. Los sistemas, las conexiones y la infraestructura son consistentes, lo cual es idóneo para efectuar actualizaciones y modificaciones.

Eficiencia garantizada por el proceso de carga Ri

El proceso de carga Ri es el responsable de que los sistemas Fronius cuenten con una tecnología tan avanzada. Después de todo, a diferencia de la tecnología estándar, no sigue una curva característica rígida. Por el contrario, se emplea la resistencia interior (Ri) de la batería, que a su vez depende de la tensión, la capacidad y el estado de carga de esta, entre otras cosas. Cada proceso de carga tiene su propia curva característica única, lo que significa que se reducen las pérdidas durante la fase de carga principal, que, de lo contrario, provoca desequilibrios energéticos y daños en la batería como resultado del calor.

Además, el proceso de carga Ri es mucho más eficiente. Gracias a su tecnología de carga inteligente, Fronius ha logrado un nivel de rendimiento de la carga del 90 %. Si combinamos este nivel con el 93 % de rendimiento del equipo, tenemos una cifra de rendimiento total de 84 % desde el enchufe hasta la carretilla elevadora. Beliniak no puede valorar de forma precisa cuánto ahorra ROHLIG SUUS Logistik en comparación con el hipotético uso de procesos de carga alternativos. «Nuestros compartimentos de la batería no tienen sus propios contadores de alimentación, y hemos utilizado los sistemas de carga de baterías Fronius para la flota de carretillas de nuestra empresa desde el primer momento. Por ello, no tenemos datos precisos sobre ahorros potenciales». Sin embargo, señala que las baterías no se recalientan apenas mientras se cargan. «La temperatura durante la carga afecta a la vida útil de una batería de manera considerable. Cuanto menor sea el recalentamiento, mayor será la vida útil», explica el responsable. El económico proceso de carga, ajustado de forma acorde, mantiene la capacidad de las baterías y amplía su vida útil. Beliniak también valora la documentación de datos de los sistemas Selectiva, ya que él y sus compañeros pueden comprobar que el proceso de carga de la batería avanza a buen ritmo.

El hecho de que el proceso de carga esté estandarizado también permite que la conexión de carga de las baterías sea más directa. Si hay que cargar una batería, ya no es necesario que el operador de la carretilla elevadora busque una estación de carga específica. Puede, simplemente, conectarla al siguiente sistema de carga que encuentre. Las dimensiones compactas del sistema Selectiva facilitan que RSL organice las zonas de carga para las carretillas elevadoras. Si un sistema presenta defectos, no habrá ningún problema a la hora de repararlo o sustituirlo rápidamente. «Por suerte, esto no nos ocurre a menudo», afirma Beliniak.

El Responsable de almacén se muestra impresionado por la tecnología Fronius y, en adelante, pretende equipar todas las carretillas elevadoras con sistemas de carga de baterías Selectiva, «que no suelen formar parte del volumen de suministro estándar de las carretillas elevadoras».