Más de 70 años de experiencia en tecnología de carga de baterías

Desde distintas variantes de la batería de plomo hasta la tecnología AGM y EFB, además de las baterías de iones de litio, existen en la actualidad infinitas posibilidades de energía vehicular. Como experta en todos los aspectos relacionados con las baterías de arranque, Fronius ofrece un panorama integral de todos los tipos habituales de batería, y destaca las ventajas y desventajas de las distintas tecnologías.

Tecnologías de batería

Fronius tiene más de 70 años de experiencia en tecnología de baterías

Las baterías de arranque o SLI (arranque, iluminación e ignición) se utilizan para arrancar los motores de combustión. Ofrecen una gran cantidad de energía para períodos cortos y pueden hacer varios miles de arranques. Las baterías de arranque no están diseñadas para ofrecer a los clientes energía para períodos prolongados. Estas baterías también son sensibles a las descargas totales, que pueden provocar daños permanentes a la batería. La resistencia a los ciclos aporta información sobre la larga vida útil de la batería de arranque.

 

El mercado ofrece en la actualidad toda una gama de distintas tecnologías de baterías. Todas funcionan según el mismo principio: dos electrodos con carga opuesta, el polo positivo y negativo, conectados mediante una capa adicional de electrolito. El electrolito puede estar en gel o en forma líquida, o puede estar rodeado de una capa de fibras. Si el circuito está cerrado, los electrones fluyen del polo negativo al positivo y liberan energía eléctrica. Durante la carga, la tensión eléctrica revierte este proceso y restaura la capacidad de la batería.

 

La batería de plomo y ácido convencional es la batería de arranque clásica. La producción industrial de las baterías de plomo recargables data del año 1880. Este tipo de batería consta de un electrodo de plomo metálico y un electrodo de óxido de plomo (IV) con separadores. Los electrodos se sumergen en ácido sulfúrico (H2SO4) con una concentración de 20-40 %. Entre las ventajas de la batería de plomo clásica está la tensión alta y la capacidad de carga a precio bajo. Además, las baterías se pueden reutilizar casi al 100 % y requieren mantenimiento relativamente bajo. Entre las desventajas podemos mencionar que requieren un tiempo de carga prolongado y son pesadas, sensibles a altas temperaturas y proclives a la sulfatación debido a descargas totales. Su vida útil promedio es de aproximadamente cuatro años.
Este es el tipo de batería que se instala en la actualidad en la mayoría de los automóviles nuevos. Entre los beneficios de la batería de calcio está el consumo de agua bajo, un índice bajo de autodescarga y niveles altos de seguridad. Las baterías de calcio también pueden aguantar temperaturas altas y por ende son aptas para utilizarse en compartimentos de motor. No obstante, este tipo de batería es débil en cuanto a resistencia a los ciclos.
Esta variante de batería de plomo es la preferida para vehículos con una función automática de marcha/parada. La batería tiene separadores de microfibra de vidrio (separador de vidrio absorbente, AGM, por sus siglas en inglés) entre las placas de plomo, que absorben el ácido de la batería. La ventaja de este sistema es la resistencia interior baja, que genera una respuesta rápida de la batería y grandes cantidades de energía en un período breve. Además, estas baterías AGM pueden tolerar aproximadamente el cuádruple de los ciclos de carga en comparación con las baterías de plomo y ácido convencionales. La desventaja es el costo de producción alto y el consecuente encarecimiento de las baterías.
Esta variante especial de la batería AGM está diseñada para cargas extremas. Como ocurre con todas las baterías AGM, esta batería no incluye un electrolito líquido y por tanto es 100 % hermética. La tecnología en espiral ofrece una resistencia a las vibraciones hasta diez veces mejor que las baterías convencionales, alta resistencia a los ciclos y excelente desempeño de arranque en frío. Las baterías en espiral pueden tener una vida útil de hasta 15 años.
La batería inundada mejorada (EFB, por sus siglas en inglés) es una alternativa rentable para vehículos con tecnología ambiciosa de marcha/parada. Esta variante de batería tiene una malla de poliéster, un revestimiento en la placa del electrodo positivo que mantiene el material activo (en este caso, óxido de plomo) en su lugar y facilita la carga y descarga con rapidez y baja resistencia. Lo anterior prácticamente duplica la resistencia a los ciclos y la vida útil de la batería.
Estrictamente hablando, esta no es una batería de arranque, sino una batería de accionamiento para vehículos con un motor eléctrico. Entre las ventajas podemos mencionar su diseño compacto, cargas intermedias rápidas y sencillas, ausencia del efecto memoria, mayor rendimiento y un rango de aplicación más flexible. Además, las baterías de iones de litio consumen hasta 30 % menos energía que las baterías de plomo y ácido. Los sistemas de energía de iones de litio no necesitan mantenimiento en absoluto y producen cero emisiones. No obstante, existen desventajas: las baterías de iones de litio son sumamente inflamables y difíciles de desechar.

Fronius Acctiva: el cargador de batería perfecto cada vez para su batería de arranque

Además de tener a su disposición toda una gama de capacidades distintas, en la actualidad los fabricantes de automóviles, concesionarios, talleres y conductores pueden elegir entre toda una gama de tecnologías de batería. También debe tomarse en cuenta la tecnología más adecuada de carga de baterías. Los sistemas de carga de baterías Fronius Acctiva son para todo tipo de batería de arranque y representan una solución rentable, eficiente y flexible para cada aplicación del taller o la sala de exposiciones. a los productos

We think you are located in a different country

The country currently selected is Mexico. Would you like to stay on this page or do you want to switch to the local website?