Motores de combustión comparados con la energía eléctrica

En comparación con las alternativas de motores de combustión interna, las carretillas elevadoras eléctricas ofrecen un cúmulo de ventajas. Ofrecen la flexibilidad de usarse bajo techo y en exteriores, necesitan muy poco mantenimiento y reducen de forma drástica la contaminación por ruido. Además, contribuyen a que las empresas cumplan los reglamentos cada vez más rigurosos de protección medioambiental, dado que no producen emisiones. Los fabricantes de carretillas elevadoras de horquilla ofrecen cada vez más modelos impulsados por baterías, incluso en el caso de las carretillas elevadoras de horquilla de grandes dimensiones con una capacidad de carga de entre cinco y ocho toneladas.

La energía eléctrica es más económica

Verbrenner versus Elektroantrieb

El rendimiento y la rentabilidad son criterios clave al momento de elegir sistemas de carretillas elevadoras de horquilla impulsados con baterías. Con la finalidad de que los costes de funcionamiento totales (total cost of ownership, TCO) sea tan bajos como sea posible, los usuarios evalúan el sistema tripartito en conjunto: la carretilla elevadora de horquilla, la batería y el cargador. La tecnología adecuada para la carga de baterías puede ser un factor importante para lograr que los sistemas de carretillas elevadoras de horquilla sean más económicos, con independencia de que la flota utilizada se haya obtenido mediante compra o arrendamiento.


Si bien la vida útil y los costes de mantenimiento de la batería son factores importantes a la hora de comprar carretillas elevadoras de horquilla, no son importantes en el caso de los clientes con un contrato de arrendamiento de servicio integral. Este no es el caso cuando se trata de consumo de energía y emisiones de CO2: estos dos elementos son inquietantes para todos los usuarios y pueden generar costes significativos. Los sistemas de carga Fronius Selectiva con el nuevo proceso de carga Ri ofrecen una ventaja innegable. Este proceso de carga no se aferra a una curva característica fija; en cambio, se adapta a la edad, temperatura y el estado de carga de cada batería. Por tanto, la sobrecarga, que puede provocar pérdidas energéticas altas y calentamiento dañino para la batería, puede reducirse al mínimo.


Para el usuario, este sistema ofrece dos ventajas significativas: aumenta el rendimiento energético durante la carga (por tanto, reduce los costes de energía y las emisiones de CO2) y prolonga la vida útil de la batería; ambos efectos contribuyen a optimizar los TCO de todo el sistema de carretillas elevadoras de horquilla.