Smart Data para tomar mejores decisiones Cómo la digitalización está cambiando la tecnología de producción

La digitalización no solo avanza en nuestra vida privada, sino también lo hace en la producción industrial. No obstante, a las empresas, a menudo, les cuesta detectar los beneficios prácticos en términos de moda como Industria 4.0, Big Data o el Internet de las cosas. EL CATEDRÁTICO CHRISTIAN BRECHER, miembro de la junta directiva del laboratorio de máquina-herramienta de la Escuela Superior Técnica de Renania (RWTH), en Aquisgrán, y portavoz del clúster de excelencia, se dedica a examinar los efectos de la digitalización sobre la producción.

Cuando se trata de digitalización, se debaten muchos términos y conceptos, entre ellos el de Industria 4.0. ¿Cómo lo definiría?

La digitalización significaba originalmente la conversión de valores analógicos en formatos digitales. No obstante, este término describe también el fenómeno de la tecnología de la información, cada vez más importante para nuestra vida cotidiana. Industria 4.0 se refiere específicamente a la digitalización de la producción industrial, centrándose en crear un valor añadido mediante el uso de datos.

 

Todo se basa en datos. ¿En qué consiste el Big Data?

Big Data se refiere a volúmenes de datos que son excesivamente grandes o complejos para los métodos de procesamiento convencionales. En los procesos de producción, por ejemplo, los datos cambian rápidamente, a menudo carecen de estructura y tienen complejas relaciones de causa y efecto. Recopilar estos datos de forma independiente no aporta ningún beneficio. Por ello necesitamos algoritmos que permitan estructurar los datos de forma selectiva y desglosarlos. En vez de Big Data, se necesita Smart Data, que permita a las empresas crear valor añadido.

 

¿Hasta qué punto se ha llevado la digitalización industrial realmente a la práctica?

Para los fabricantes, muchos aspectos ya son una realidad, como el registro de datos, la automatización de procesos, la comunicación digital, las soluciones en la nube o la inteligencia artificial. El hecho de que las empresas utilicen o no estas tecnologías depende de su sector, tamaño y estrategia. Hasta ahora se han utilizando solo soluciones aisladas para casos de aplicación individuales.

 

¿Cuáles serán los siguientes pasos en la tecnología de producción digitalizada?

En primer lugar, es necesario crear una imágen digital del flujo de la producción. Para ello, el nuevo software debe procesar los datos que se generan durante la producción, ya que utilizará esta información como base de un aprendizaje sistemático: independientemente de la ubicación, del sector y la especialidad. Si los conocimientos obtenidos son fácilmente accesibles, todos podríamos utilizarlos para una mejor toma de decisiones. Conseguiremos un reflejo cada vez más real, lo que facilitará y agilizará estos procesos.

 

Todo esto suena muy prometedor. Sin embargo, muchas empresas se muestran reacias a invertir recursos en la producción en red. En su opinión, ¿qué oportunidades ve para las empresas que invierten en soluciones digitales?

Invirtiendo en redes y digitalización, las empresas pueden optimizar su rendimiento. Sin embargo, no me atrevo a generalizar en si se consigue siempre recuperar los costes de inversión. Pero hay otras oportunidades: a largo plazo, una producción digitalizada puede abrir modelos de negocio completamente nuevos. Para ello, es especialmente importante que las empresas detecten y utilicen su "tesoro de datos" como el valioso recurso que realmente es.

 

¿A qué otros retos se enfrentan las empresas que quieren utilizar soluciones digitales?

Como en todos los procesos de cambio, es importante que tanto los empleados como los clientes y proveedores acepten la innovación. La mejor manera es que todos comprendan el valor añadido que ofrece esta solución.

 

En otras palabras, habla de aceptación. En este sentido, la opinión pública juega un papel importante. Los efectos de la digitalización se discuten repetidamente como algo controvertido. ¿Cuál es su opinión sobre esto?

Como ocurre con todas las innovaciones técnicas, también la digitalización crea riesgos y oportunidades. Solo podremos evaluar los efectos reales en los próximos años. Por eso es imprescindible un enfoque consciente y responsable de este cambio social. A muchos les preocupa que se reduzca la tasa de empleo. Personalmente, pienso que los procesos de trabajo repetitivos serán sustituidos parcialmente por soluciones automatizadas basadas en datos. Pero, sin duda, se producirán cambios en todos los sectores. Por ello, es importante centrarnos en la formación específica de los empleados. Como ingeniero e investigador, soy muy positivo sobre el futuro digital, especialmente en la tecnología de producción. Simplemente tenemos que aprovechar las oportunidades que se nos presentan.

"Si los conocimientos y resultados obtenidos se mantienen fácilmente accesibles, todos nos beneficiaremos de esta nueva calidad en los procesos de toma de decisiones". CHRISTIAN BRECHER, sobre el uso colectivo de los datos de producción existentes

 

LA PERSONA ENTREVISTADA: Christian Brecher finalizó sus estudios de ingeniería mecánica en la Universidad RWTH de Aquisgrán, especializándose en ingeniería de producción. Durante su doctorado, Brecher fue consultor científico de Airbus (entonces EADS Alemania). En 2001 asumió el cargo de Director de I+D de Dörries Scharmann Technologie, un fabricante de maquinaria alemán. En 2004 se trasladó a la RWTH de Aquisgrán para convertirse en miembro de la junta directiva del laboratorio de máquina-herramienta, así como en miembro del Instituto Frauenhofer de Tecnología de Producción.