Las personas aún están en demanda en donde se requiera flexibilidad El prof. Thomas Bauernhansel habla sobre el estado actual de la industria automotriz en la revolución digital

La digitalización y la tecnología de redes de la producción industrial están cambiando los procesos y modelos de negocios desde sus raíces. La industria automotriz es un buen ejemplo de esto, ya que frecuentemente toma el liderazgo cuando se trata de nuevas tecnologías. Pero, ¿en dónde se encuentra actualmente la industria dentro de la revolución digital? El Prof. Thomas Bauernhansl, director ejecutivo del Instituto Fraunhofer para Fabricación, Ingeniería y Automatización, da sus respuestas a esta pregunta y más en nuestra entrevista con él.

Está profundamente involucrado en la ingeniería y automatización de la fabricación, ¿qué significa para usted el popular término “Industria 4.0”?

Actualmente, principalmente tendemos a hablar sobre la “revolución digital”, para acentuar que este es un proceso por el que estamos pasando. Ahora se abren posibilidades totalmente nuevas para nosotros en términos de redes y comunicación, principalmente gracias a Internet. Estamos viendo el surgimiento de sistemas ciberfísicos con un elemento físico y uno virtual, los cuales se fusionan en tiempo real. Creo que los smartphones son un gran ejemplo de esto: sin una tienda de aplicaciones, sin plataformas en la nube en segundo plano y sin conectividad, serían inútiles. Por otra parte, los smartphones tampoco tendrían valor sin tecnología de sensores, o una interfaz de usuario con control de voz y pantalla táctil. Pero cuando se combinan ambos, se crea un sistema completamente nuevo, el cual también permite nuevos modelos de negocios. Si transferimos esta lógica a la industria, se puede obtener una idea básica del impacto que la Industria 4.0 puede tener.

¿Cuál es la imagen general en términos de implementación de la Industria 4.0 en nuestras empresas?

A principios de la década de 2010, la mayoría de las compañías eran escépticas sobre si la Industria 4.0 era siquiera relevante para ellas. Después muchas de ellas comenzaron a desarrollar aplicaciones para exposiciones comerciales, las cuales estaban predominantemente orientadas al marketing. Ahora vemos cada vez más compañías pensando en términos de beneficiarse y preguntar qué pueden obtener de esta área: ¿En dónde puedo reducir mis costos? ¿En dónde puedo incrementar mi velocidad? Así que las compañías están construyendo cada vez más sobre el potencial ofrecido por la digitalización en su propia estrategia corporativa.

¿En dónde clasificaría la industria automotriz aquí?

La industria automotriz tuvo un gran éxito con los modelos de negocios antiguos, por lo que fue lenta al reaccionar a las nuevas posibilidades ofrecidas por la tecnología. Sin embargo, en los últimos dos años los fabricantes y también los grandes proveedores han comenzado a moverse en la dirección de finalmente entrar en el mundo digital. Los grupos están invirtiendo billones en nuevos servicios. Definitivamente veremos enromes cambios en los próximos cinco años.

¿Qué cambios en la producción automotriz espera en los próximos años?

En la producción, actualmente hay dos tendencias opuestas en colisión. Por otra parte, hay servicios de movilidad en áreas urbanas con vehículos eléctricos y, en el futuro, también sin conductor. En mi opinión, el hardware utilizado aquí pronto se estandarizará por razones financieras. Si pasa por usted un taxi sin conductor, presumiblemente no le importará mucho de qué color sea. Como pasajero, quiere estar cómodo y, quizá, también querrá poder trabajar en él. Así que los accesorios interiores y los servicios proporcionados tendrán una función importante. Sin embargo, con toda probabilidad, el diseño físico se está moviendo en la dirección de los vehículos estandarizados. Por otra parte, también vemos una fuerte tendencia hacia la personalización. Después de todo, se trata de su vehículo, y quiere que le identifique como persona. Estas dos tendencias opuestas probablemente llevarán a dos diseños de fábrica extremadamente diferentes.


¿Estas fábricas funcionarán en su mayoría sin personal como se informa en los medios?

Siempre que se requiera flexibilidad, como sucede en fábricas de productos altamente personalizados, los robots y la automatización se enfrentarán a sus límites. Las personas seguirán tendiendo una función importante en esta área. Esto es importante, ya que, para empezar, no es posible predecir completamente los requerimientos de capacidad y habilidad en una fábrica. Además, tiene que ser extremadamente flexible para responder a nuevas variantes y cantidades variables. Los robots no podrán enfrentarse a esto por sí mismos.

Por el contrario, todo lo que puede ser implementado de manera económica y estandarizada será manejado por máquinas. Sin embargo, diseñar activamente los sistemas es una tarea que necesariamente seguirá siendo realizada por personas. Por esta razón, no anticipo que haya fábricas inhabitadas en las que sólo haya robots trabajando durante los próximos diez años. Pero las tareas realizadas por personas dentro de las fábricas cambiarán considerablemente. Las personas principalmente tendrán el rol de orquestador, diseñador del sistema y optimizador. Tendrán que usar su creatividad, pero también su capacidad de adaptarse a nuevas situaciones con flexibilidad y aprender rápidamente. Estas son cosas que las personas hacemos muy bien, mejor que las máquinas.

El PROF. THOMAS BAUERNHANSL

ha sido director ejecutivo del Instituto Fraunhofer para Fabricación, Ingeniería y Automatización y jefe del Instituto de Fabricación y Administración Industrial en la Universidad de Stuttgart desde septiembre del 2011.

El experto en la Industria 4.0 es un miembro del grupo de estrategia “Plattform Industrie 4.0” creado por el Gobierno Federal de Alemania. Bauernhansl ha escrito y publicado diversos libros sobre temas que incluyen la adaptabilidad en la fabricación, la administración en la fabricación y la Industria 4.0.