Complementar, no reemplazar Cómo los seres humanos y los robots pueden trabajar juntos en el futuro

Los desarrollos en robótica están avanzando rápidamente. La interacción entre el hombre y la máquina ya no es una visión del futuro, sino que se ha convertido en una realidad en muchos aspectos de nuestras vidas privadas y de trabajo, y eso incluye a la tecnología de soldadura. ¿Pero cómo deben ser diseñados los robots de manera que, como seres humanos, nos sintamos seguros con ellos, podamos trabajar con ellos y no percibamos estos ayudantes autónomos como una amenaza? Le hicimos esta pregunta a la profesora Martina Mara, la primera profesora de robopsicología en el mundo, en la Universidad Johannes Kepler en Linz.

Profesora Mara, se llama a usted misma robopsicóloga. ¿Qué quiere decir con eso?

El término “robopsicología” se origina del autor de ciencia ficción Isaac Asimov. Hay un psicólogo para los robots en sus historias. Adoptamos el nombre para nuestra investigación aquí en Linz, aunque con un significado inverso. Para mí, no se trata de la psique de los robots, sino del bienestar de los humanos. Estamos en medio de una transformación tecnológica. Por ello, es importante pensar en cómo vamos a dar forma a un futuro automatizado en el cual tantas personas como sea posible se sientan tranquilas.

¿En qué aspectos de la vida y el trabajo es particularmente relevante la interacción entre seres humanos y robots?

Los principales que ya han encontrado su lugar en nuestra vida diaria son los robots virtuales, los llamados bots: Alexa y otros aparecen cada vez más en nuestras habitaciones, e interactuamos con ellos verbalmente. En contraste, la mayoría de las personas apenas tienen experiencia con robots físicos, si piensas más allá de aspiradoras y podadoras automáticas. Pero es probable que esto cambie en los siguientes diez o veinte años. Hay muchos desarrollos, especialmente en la movilidad robótica, tales como robots de transporte para llevar ropa de cama o alimentos del punto A al punto B en hospitales o asilos de ancianos. Los vehículos sin conductor también pueden llegar; quizá no hoy, pero sí en los siguientes cinco años.

Actualmente hay una gran discusión en la industria sobre los “cobots”, o los robots colaborativos. ¿Qué piensa sobre este desarrollo?

En este momento, sigue habiendo muy poca colaboración entre seres humanos y robots. Cuando se utilizan robots industriales, en su mayoría siguen trabajando en jaulas de seguridad y detrás de cinta de barrera. Pero ahora que los sistemas de sensores son mejores, será posible trabajar juntos de forma más cercana. Creo que lo que es especialmente importante aquí es el entendimiento mutuo de seres humanos y robots. ¿Sobre qué debe informar un cobot a su compañero de equipo humano y cuándo debe hacerlo? ¿Cómo se debe comportar para que el humano se sienta seguro y no demasiado dominado, por ejemplo? Creo que algunas personas podrán trabajar mejor con robots proactivos, mientras que otras pueden preferir un robot reticente que básicamente sólo responda a comandos. Los cobots también deben ser diseñados para diferentes niveles de experiencia: alguien que aún no ha trabajado con robots tiene necesidades diferentes al interactuar con la máquina que alguien que ya está acostumbrado a ello, o quien ya tenga un amplio conocimiento en robótica.

Muchas personas son muy críticas con el uso creciente de los robots. En su opinión, ¿cómo vamos a incrementar la aceptación de la nueva tecnología?

Los seres humanos y los robots básicamente deben complementar las fortalezas de cada uno; un robot no debe copiar al ser humano. El discurso público con frecuencia se enfoca en robots humanoides y androides, un ser unificado que amenaza con reemplazar a la humanidad. Creo que los medios con frecuencia ilustran una imagen engañosa y generan una falsa ansiedad. Es importante contrarrestar esto y proporcionar una base para manejar este tema de manera constructiva. También hay muchos términos y conceptos que no son explicados de forma adecuada. Como resultado, muchas personas carecen de un entendimiento básico, lo cual hace que esto sea realmente importante. Todos deben poder participar en una conversación madura sobre cómo estas tecnologías darán forma a nuestro futuro. Considerándolo todo, creo que es importante crear un futuro centrado en las personas con robots: los robots pueden aligerar nuestra carga, al realizar el trabajo arduo y monótono, así como otras tareas tediosas. Si las condiciones básicas son correctas, esto puede resultar en una mejor calidad de vida para todos nosotros.

MARTINA MARA,

nacida en 1981, es una psicóloga en el campo de la tecnología y, desde abril del 2018, ha sido profesora de robopsicología en la Universidad Johannes Kepler en Linz. Obtuvo su doctorado con una disertación sobre robots humanoides en la Universidad de Koblenz-Landau y trabajó durante muchos años en Ars Electronica Futurelab, enfocándose en proyectos de cooperación de investigación industrial e interdisciplinaria. Mara es miembro del Consejo Austriaco para Robótica e Inteligencia Artificial y miembro de la junta de la Sociedad Ludwig Boltzmann. Es columnista y escribe para una amplia audiencia, normalmente hablando sobre lo que sucede en el mundo de la tecnología. En el 2018, recibió el premio BAWAG para la Mujer y el premio Futurezone en la categoría “Mujeres en la Tecnología”.